viernes, marzo 31, 2006

Nunca es tarde...






nunca es tarde, dicen,
y me paseo desnudo
por la casa abandonada de tus sueños,
juego con la perra y la gota que nunca tuve
y alimento al canario que se comió el gato
(a mi hija tuvimos que inventarle
que salió de viaje,
mas nunca le dijimos que viajó como Jonas,
pero al interior del felino)

nunca es tarde, dicen,
y me masturbo
en tu honor
y en el honor de las que vendrán
y de las que tuve
y de las que nunca llegaré a poseer
y de las que se acostaron con mis amigos
y de las que murieron de muerte natural
y de las que murieron por olvido

nunca es tarde, dicen,
y el boulevard de los sueños rotos
se transformó en un
mall climatizado
y la princesa mimada
es drogadicta en la autopista
y los días son demasiado cortos
y las noches extremadamente largas
como para salir al encuentro de cualquiera

nunca es tarde, dicen,
y la puta
que te parió
y tu abuelita teniendo sexo mañanero
y tu hermana en bicicleta,
total nunca es tarde, dicen,
y lo dicen aquellos
que nunca estuvieron al borde de la cancha
como hinchada eterna

nunca es tarde, dicen,
y los poetas de gira alrededor de tu cuerpo
y los poetas a pan y agua,
porque los machos cabríos están de luto
y los economistas que no economizan
porque toman y comen como contratados
(como si alguna vez pagaran ellos)
y nunca es tarde -dicen-
y en esa nos jodimos todos

nunca es tarde, dicen,
y no me dejaron secar
la cruz
bautismal
de mi frente
ni sacar
el olor
a mirra
de mi ropa

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

ecoestadistica.com