domingo, diciembre 11, 2005

Con el voto en la mano


"Hoy nuevamente el país ha dado muestras de cultura cívica..." Estaba claro que así empezarían los discursos de este día, además de remontarse a la reciente historia democrática de nuestro chilito lindo (incluido en estos conceptos la lucha por el restablecimiento de la democracia). Bueno, así empezaron los discursos y a estas horas Piñera insiste en llamar amigo a Lavín (aunque me da la impresión que antes del abrazo, a ambos los revisaron bien para saber cuál de los dos llevaba el puñal) y todos son ganadores y todos parecieran ocupar el discurso del Padre Alberto Hurtado, cuando decía "contento, señor, contento".

Por otro lado el candidato de la Izquierda, Tomás Hirsch, nos hablaba de que con la cantidad de votos que había logrado el pacto Juntos Podemos, en una democracia sin sistema binominal, habría logrado la elección de siete u ocho diputados, pero que a pesar de ello estaban satisfechos con lo que se logró. Mientras la Sra. Bachelet mostraba su lado enérgico, llamando a redoblar esfuerzos para conseguir la victoria el próximo 15 de enero.

Sí, es cierto que hoy el país ha dado muestras de una cultura cívica, todo el mundo quería votar, todos los que estamos inscritos fuimos a entintar nuestro dedo pulgar, y mientras estaba en la cámara secreta recordé a muchos que hoy no están (me refiero a los más cercanos, porque de los conocidos me recuerdo siempre), pero no sé si alguien más que yo se acordó y se re-preguntó quién sería y qué será de aquel ciudadano que marcó el único voto NO en la mesa constituida el la Antártida por allá en el plesbicito del año 1988. Junto con este recuerdo afloró la rabia porque no era este el modelo por el que nos la jugamos, pero bueno ese tema ya es parte de nuestra historia permanente (o de la mía al menos). Pero suele pasar que me suceden ciertas cosas cuando tengo el voto en la mano y no logro que se me nuble la razón y cambie la tónica del voto nulo, total a esta altura del partido ya la segunda es la vencida (recuerdo cuando nuestras esperanzas tenían más alternativas y la vencida era la tercera, mas hoy se reducen los pasos, nos encontramos más acorralados, a pesar que por la edad y lo trabajado deberíamos tener más opciones -lo que debería ser la lógica).

Nos queda entonces otro mes para escuchar más promesas, para que la candidata de la Concertación reafirme lo que hace poco rato planteó el Presidente Lagos, la posibilidad de cambiar el sistema binominal. En lo personal la candidatura del Juntos Podemos, a pesar de la solidez que fue adquiriendo el discurso de su candidato, me quedó debiendo el encantamiento final (aunque debo reconocer que a pesar de anular en la presidencial, voté por Óscar Hernández para diputado y por Eduardo Artés para senador) y me di cuenta de aquello cuando al ver la franja el último día me faltó un personaje entre el desfile de fotografías, empezado por la figura de Salvador Allende (era que no), y lo reafirme hoy al leer una crónica en el diario de la mañana (La Nación Domingo), donde un joven preguntó lo mismo que me pregunté yo ¿y la figura de Miguel Enríquez dónde está?. Me queda como respuesta el que quizá debí involucrarme para poder reclamar, pero siento que esa es una justificación para aquellos que sí se involucraron pero no consiguieron enaltecer la figura del hombre que nos entregó la consecuencia como la mejor bandera...

Bueno y aquí estoy, escuchando unas canciones de Joaquín Sabina mientras tecleó esta letras, con algo de nostalgia y a la espera de lo que viene a partir de mañana, cuando vuelva el vendaval de ofertas, con la seguridad que no me venderé ni me arrendaré al mejor postor (al contrario de lo que hace el protagosnista de la película de Fouget, del que de pasada opino que su mejor época fue cuando escribía la columna de Enrique Alekan, en El Mercurio de los años 80, y que es una mala imitación de la Generación Beat, a la que no le llega ni siquiera a los talones); como verán me diluí del tema inicial. Mil disculpas por ello...

Buenas noches hija querida, buenas noches mujer amada, buenas noches
compañer@s y amig@s , buenas noches mientras los vendedores de sueños contemporáneos ya comienzan a golpear mi retina...

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

la foto esá bonita, el comentario no tiene firma, así que no quiero opinar de quien no da la cara

4:17 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

ecoestadistica.com