martes, septiembre 11, 2007

OBVIO... (ALLENDE)

Otro 11 y el tema es claro, como ya lo pregona el título, porque los años seguirán pasando y la frustación de un proyecto político social seguirá presente... porque mientras alguien crea en los cambios este día seguirá siendo algo extraño.


De nuevo cayó martes, como ese día, pero ya no llegarán las gotas de agua al atardecer ni los camiones militares atravesarán Santiago u otras ciudades y/o pueblos de lo que con el tiempo se convirtió en un gran y angosto cementerio clandestino...


El vídeo (encontrado en la red) nos entrega el discurso de Allende, con imágenes de esos años de agitación permanente (donde podrían haberse sentado las bases de la re-evolución)... También lo puedes encontrar en nuestro espacio de YouTube...



Pero sobre Allende se a escrito mucho y la tarea no sólo fué de él, además de que siempre es un buen momento para recordar y rendir homenaje a quienes se han quedado en el camino y con sus vidas han cimentado este deambular que llevamos hoy, es decir, que ayudaron a construir esta sociedad que bien o mal hemos forjado (al decir hemos forjado quiero decir que aunque estemos o no de acuerdo, somos parte de un proyecto diferente al que nos querían someter y eso ya es motivo suficiente para recordar). Mención aparte merece el que, según dicen algunas gentes, nadie muere hasta que se le deja de recordar…

Estos trabajos fueron escritos ya hace mucho tiempo y han sido entregados en diferentes presentaciones y hoy quedan perpetuados en este espacio, como una muestra de cariño y respeto para quienes se ganaron un pedazo de historia con su consecuencia y accionar…



a los DD. DD.

Mientras suena el saxo,
y los microbuses no saben llevar el ritmo,
una mente debe preguntarse
dónde estás, dónde estoy, dónde están
(bueno la ultima parte es demasiado
universal como para hacer de este poema
una declaración de amor)



Réquiem

(A Oscar Fuentes)


Pensaste en casarte alguna vez
y hacer el amor
cubierto solamente por las estrellas,
vivías para tu partido,
soñaste con un trabajo digno
(algo que te diera lo suficiente para vivir),
eras amigo de los pájaros y los obreros,
con ellos compartías tu pan;
escribías libertad en los papeles y en los muros.

Nos fabricaste puentes,
edificios,
sanatorios,
escuelas
y talleres,
con tus palabras
que eran tan lindas como un arco - iris
y tan llenas de amor,
que realmente no cabían en este mundo.

Mas todo quedó atrás,
para nosotros los homenajes,
para ti la esperanza de tomar,
algún día,
el cielo por asalto
(tendrá que ser a balazos, como el “Che”).




(a la hija de Carlos Luis Cubillo Gálvez,
detenido desaparecido chileno desde el
04 de junio de 1974)


el peso y el paso del tiempo
no son en vano,
más fácil se pilla a un mentiroso
que a un ladrón (dicen),
y tu figura –caminando con tu hijo-
se recorta en miles de atardeceres que
vendrán en la búsqueda incesante;
las voces deben seguirte a menudo
y la mía te dice
¡adelante Carla!,
no descansaremos ni el día de la victoria
para saber dónde dejaron los chacales
el cuerpo tan ansiado;
daremos vuelta piedras, hojas y nubes;
preguntaremos al árbol, al monte, a la espiga:
el viento llevará nuestra voz a todos lados,
nuestras manos hurgarán hasta el intestino
de las hienas en la búsqueda implacable

no te pido paciencia,
no te pido aceptar este poema,
mas te digo, como aliento y esperanza,
como coraje y soberbia,
como decirte ni perdón ni olvido,
sólo te digo ¡venceremos Carla,
venceremos!

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

ecoestadistica.com